Extracción Dental en Panamá

Tranquila, estás en el Dentista

¿Qué es una Extracción Dental?

Una extracción dental o exodoncia consiste en sacarte o extraer un diente de tu cavidad bucal, cuando el diente está muy dañado por las caries o porque se te ha roto y no acepta otro tipo de tratamiento.

De igual manera, te la practicaremos cuando padezcas de gingivitis o periodontitis (enfermedad de las encías), que causan que las piezas se aflojen y debamos retirarlas para evitar que sufras dolores y molestias como el mal aliento, entre otras.

Si se le rompió un diente o se le carió, su dentista trata de arreglarlo con un empaste, corona u otro tratamiento dental. Pero cuando el diente está demasiado cariado como para repararlo, puede ser que necesite extraerse (exodoncia) –o quitarse– del hueco en el hueso.

Procedimientos de Extracción Dental

Existen dos tipos de extracciones:

¿Cuánto cuesta una Extracción Dental
en Panamá?

¿Cómo se extraen los dientes?

Antes de extraer un diente, el dentista estudiará cuidadosamente sus antecedentes médicos y odontológicos, y tomará las radiografías apropiadas.

Las radiografías revelan la longitud, la forma, la posición del diente y del hueso que lo rodea. A partir de esta información, el dentista estimará el grado de dificultad del procedimiento y decidirá si lo derivará a un especialista llamado cirujano bucal.

Antes de la extracción, el dentista anestesiará la zona que rodea al diente. Para ello, utiliza una anestesia local que adormece la zona de la boca donde se llevará a cabo la extracción.

En una extracción simple, una vez que la zona está anestesiada, el dentista afloja el diente con la ayuda de un instrumento llamado elevador y luego lo extrae con fórceps dentales. Quizá desee alisar y remodelar el hueso subyacente. Una vez que termine, decidirá si es conveniente cerrar el área con un punto.

¿Qué debo esperar luego de una extracción?

Es fundamental mantener el área limpia y prevenir infecciones inmediatamente después de la extracción de un diente. El dentista le pedirá que muerda suavemente un trozo de gasa estéril seca, que debe mantener allí durante 30 a 45 minutos para reducir la hemorragia mientras ocurre la coagulación.

Durante las siguientes 24 horas, no debe fumar, ni enjuagarse la boca vigorosamente, ni limpiarse los dientes junto al sitio de la extracción. Es de esperar cierto grado de dolor y malestar luego de una extracción. En algunos casos, el dentista recomendará un analgésico o bien le recetará uno. La aplicación de una bolsa de hielo en el rostro durante períodos de 15 minutos puede aliviar el malestar. También es recomendable limitar las actividades vigorosas y evitar los líquidos calientes.

El día siguiente a la extracción, el dentista le sugerirá que comience a enjuagarse suavemente la boca con agua tibia salada (no trague el agua). En circunstancias normales, el malestar debe disminuir dentro de un período que oscila entre tres días y dos semanas después de la extracción.

¿Cómo te recuperarás luego de una Extracción Dental?

Después de que te realicemos una extracción dental, ya sea simple o quirúrgica, debes seguir las recomendaciones que te demos y guardar ciertos cuidados para evitarte inflamaciones, dolores e infecciones.

Que tus comidas y bebidas sean bien frías.

Para evitar inflamaciones e infecciones, consume alimentos fríos preferiblemente y evita masticar con ese lado de la boca y comer semillas, arroz, maíz y todos esos pequeños granos que pueden meterse en la herida y causarte problemas.

Mantén un correcto cepillado.

El primer día, por favor, no te cepilles, pero de ahí en adelante realiza un buen cepillado e higiene de tu boca mediante una concienzuda limpieza tanto de los dientes como de la herida y los puntos de sutura (si los hay). Extrae los restos de comida, pues de esto depende que la cicatrización sea excelente y que no presentes ninguna complicación luego del procedimiento odontológico

Usa un enjuague bucal y gel antibacterial.

Es conveniente que enjuagues muy bien tu boca varias veces al día y, también, que apliques un gel antibacterial odontológico recomendado por tu dentista, tres veces diarias, para que alejes las posibilidades de infecciones graves.

No debes enjuagarte la boca ni escupir.

Durante las primeras 24 horas, no es conveniente que escupas o te enjuagues la boca, puesto que puedes expulsar el coágulo que inicia la cicatrización o impedir que se forme correctamente.

Deberás hacer una buena compresión.

Respecto a la gasa que te colocaremos luego de practicarte la extracción, debes presionarla de forma moderada pero constante durante una hora aproximadamente para que pare el sangrado. Si luego de este tiempo percibes que el sangrado continúa, debes colocar otra compresa y seguir presionándola por media hora o 45 minutos más, hasta que desaparezca por completo.

Ten paciencia y no lo tomes a la ligera.

Normalmente, es una cirugía de tipo ambulatorio, que solamente requerirá de 1 o 2 horas de hospitalización. La incapacidad va de 12 a 24 horas si sigues, por supuesto, las indicaciones médicas. Te sentirás mucho mejor en un máximo de 15 días, cuando te retiraremos los puntos. Claro está que si tu doctor te receta antibióticos, es posible que el proceso se acelere; puedes dejar de usar los antiinflamatorios y las cápsulas para el dolor a los 3 días. Por regla general, se sabe que la herida se curará por completo en unas tres semanas, mientras que el hueso tardará de 3 a 6 meses en curarse totalmente.

Recuerda que debes realizarte una extracción dental si y solo si tu odontólogo te hace saber que no hay otro tratamiento posible para recuperar la pieza. Ten presente que perder una pieza dental es algo frustrante y recuperarla no es tan fácil y económico.

Si definitivamente debes acudir al procedimiento, porque no hay ninguna otra solución, hazlo en una clínica confiable, que cuente con médicos certificados, acreditados y con una amplia experiencia. Es fundamental que te inspiren confianza y te lo expliquen todo muy bien. Así evitarás una desagradable sorpresa luego de cualquier procedimiento odontológico.